Follow by Email

Gane dinero desde casa

Digital currency exchanger rating

sábado, 18 de julio de 2015

Fanfic "Crepúsculo de dos mundos" - Capítulo 11

NOTA: Los personajes usados para este FANFIC son propiedad de Stephenie Meyer... Y solo de ella... Así como también su historia original.


Capítulo 11
Un partido inolvidable
A ojos de Jacob

Seguí sin comprender el porqué solo jugaban béisbol cuando había tormenta seca, a lo que Edward respondió.
—Ya te darás cuenta del porqué. —El joven me palmeó el hombro y fue a tomar su lugar como jardinero central mientras que Esme, acercándose a mí, me tomó del brazo.
—Uy… qué cálido eres, mi niño —alegó ella al sentir mi calor corporal, a lo que simplemente sonreí, dejando que ella me guiara hasta el home, colocándome una gorra.
—Estos niños son bastante tramposos así que tú trata de tener los ojos bien abiertos.
Asentí percatándome que sería el catcher y ampáyer al mismo tiempo, observando a Emmett y a Edward, los cuales se empujaban y jugueteaban entre ellos, mientras la rubia se acercó a mí, mirándome de mala manera. Tomó el bate, y colocándose en posición de bateo, asintió a Alice, quien era el lanzador, haciéndole saber que estaba lista.
—Es la primera vez que jugarás limpio, Alice… con el can acá debes estar más ciega que un murciélago a plena luz del día —soltó Emmett tomado su puesto en tercera base mientras que los demás sonreían, salvo Jasper, quien siempre se encontraba serio.
Alice no dijo nada, y tomando posición, hizo el primer lanzamiento, a lo que la rubia dio el primer batazo, el cual retumbó como el mismísimo trueno que se había escuchado minutos antes, sonriendo al comprender al fin el porqué jugaban solo cuando había tormenta.

La rubia salió corriendo a gran velocidad, mientras Edward se desplazó como bólido detrás de la pelota, la cual se adentró al bosque entre los árboles, de donde el chico volvió rápidamente, arrojándome la pelota, saltando lo más alto que pude, atrapándole con el guante y agachándome justo cuando la rubia llegó a la cuarta base, soltándole mientras reía con malicia.
—Quieta… estás fuera, linda.
Le guiñé un ojo, a lo que la chica me rugió, mientras que Carlisle me palmeó el hombro, notificándole a Rosalie.
—Solo es un juego, Rosie… es para divertirse. —La rubia alejo de mí, volteándome la mirada con desdén mientras yo sonreía de medio lado, observando a Edward, quien asintió complacido ante lo que yo había hecho, percatándome que era el turno de Jasper.
—Vamos, cielo, dame tu mejor bola —le soltó el vampiro a Alice, la cual me observó detenidamente y luego a Jasper, quien le asintió indicándole que estaba listo, haciéndose el lanzamiento con furia, a lo que el sufrido rubio no la dejó llegar hasta mí, logrando tremendo cuadrangular, el cual me hizo perder por completo la visión de la bola.
—Esa se perdió —notifiqué al no poder ver hacia donde se había ido la pelota, pero Edward y Emmett ya se había adentrado al bosque en busca de esta, mientras que Jasper llegaba a Home sin problema alguno y Emmett volvía con la pelota, aunque ya era demasiado tarde—. Sorry, el rubio anotó a favor. —Emmett pateó y refunfuñó mientras Edward lo observaba con una amplia sonrisa, al ver a su hermano irritado.
Carlisle era ahora quien tomaba el turno al bate, posicionándose de manera elegante en el home mientras Alice alzaba el rostro para verle, a lo que el doctor asentía y la chica soltaba el lanzamiento.
Aquel batazo retumbó en conjunto con uno de los truenos haciéndolo aun más sonoro de lo que en realidad era, pero no fue lo suficientemente fuerte, ya que Emmett saltó, tomándose de un tronco viejo, subiendo lo bastante alto como para alcanzarle, atrapándola en el aire, a lo que informé rápidamente.
—Out. —El doc. Suspiró derrotado mientras que Emmett festejaba aquella atrapada y la rubia alegaba por demás encantada.
—Así se hace, hombre mono. —Ella le arrojó un beso, observando como Emmett simulaba atraparle, introduciéndome el dedo en la boca, haciendo arcadas ante aquella cursilería, sin hacerse esperar las risas de Edward, Alice y Esme, a lo que la rubia me volvió a rugir con cara de pocos amigos.
Me encontraba por demás divertido, sin importarme un reverendo pepito si la rubia se ulceraba o no.
—Me toca a mí —notificó Esme muy cariñosamente posicionándose y asintiéndole a Alice, pero la chica no se movía.
—Alice —llamó Jasper a su pareja intentando sacarla de aquel transe, pero ella siguió inerte en su puesto, mirando como Emmett y Edward volteaban a sus espaldas, mientras Carlisle y los demás se colocaron muy cerca de mí, contemplando hacia donde Edward y Emmett observaban.
—Alguien se aproxima —informó Edward casi desapareciendo y reapareciendo a mí lado tan rápido que ni si quiera me había dado cuenta.
—¿Qué sucede? —pregunté observando como todos se tensaron y Alice, quien al fin reaccionaba, le pidió a Edward, acercándose a él.
—Llévatelo de aquí. —Por supuesto Edward no se hizo de rogar, tomándome de las muñecas con fuerza, halándome para alejarme de aquel lugar, sacudiéndome su agarre, mirándole ceñudo.
—No voy a moverme de aquí si no me dices lo que sucede. —Edward volteó a verme, primero a su mano, las cuales ya no me sostenían, y luego a mí.
—Jacob, por favor —soltó el vampiro tomándome nuevamente con fuerza de las muñecas, halándome aun más fuerte.
Tres efluvios completamente desconocidos para mí se encontraban en aquel lugar, volteando a ver hacia donde todos miraban, contemplando cómo tres personajes algo extraños, por la vestimenta, se acercaron a nosotros.
Edward volvió a halarme, pero yo, tomándole de la muñeca del mismo modo en que él lo había hecho, lo atraje hacia mí, soltándole a escasos centímetros de su rostro.
—No voy a huir, Edward… ¿Acaso no son conocidos de ustedes? —El negó rápidamente con la cabeza.
—Y no tienes ni idea de lo que están pensando —soltó el chico, volviendo a querer tomarme de la mano, pero yo, echando mis brazos hacia atrás, le pregunté apremiante.
—Dímelo. —Él apretó las manos en un puño, escuchando lo que los recién llegados le decían a los demás.
—Caramba… no sabía que estas tierras tuviesen un aquelarre tan grande.
Soltó el alto hombre de color sonriéndole a todos, observando a ambos compañeros, a su izquierda se encontraban una mujer pelirroja y un hombre rubio de larga cabellera, ambos no dijeron nada, ya que simplemente tenían sus ojos clavados fijamente en mí.
—¡Jacob, por favor! —Volvió a exclamar Edward casi de un modo implorante.
—Pues sí… bienvenidos a Forks —respondió Carlisle muy amablemente.
—Gracias —alegó el único de los tres que se dignaba a hablar—. Mi nombre es Laurent, la hermosura que está al lado de mi amigo es Victoria y pues como ya dije antes… mi amigo James. —Ambos siguieron observándome detenidamente, mientras Edward susurró a mi oído, posando uno de sus brazos en mis hombros.
—Son nómadas… van de ciudad en ciudad alimentándose, al parecer ya han matado a varios acá y saben que hay un humano cerca… y que eres tú, Jacob. —La verdad no me sentía para nada a gusto en aquel lugar a sabiendas de aquello, así que simplemente comencé a caminar lentamente mientras escuchaba a Carlisle seguir la conversación con el nómada.
—Pues bienvenidos de nuevo, nosotros somos el clan Cullen —Volvió a decir Carlisle en un tono amable—. ¿Qué les parece si jugamos un partido amistoso? —Yo me giré para retirarme con Edward, el cual me tenía abrazado con fuerza hasta que de repente este soltó sin tan siquiera darme tiempo a pensar.
—¡No!... —Y dicho aquello me giró dejándome a sus espaldas y posicionándose agazapadamente a punto de atacar a James, quien era el que se abalanzó hacia nosotros, mostrándonos sus dientes.
—¿Por qué no compartes a ese humano? —preguntó el nómada, mientras que los demás tomaron la misma posición de defensa en contra de los tres nómadas.
—¡Hey!... el chico viene con nosotros. —Escuché decir a Carlisle, pero justo en ese momento, James le saltó encima a Edward, comenzando a pelearse como fieras salvajes, mientras la pelirroja simplemente observaba divertida, separándose un poco del tumulto y Laurent rodó los ojos al ver el comportamiento de su compañero.
James mantuvo a Edward tomado por la cabeza, posicionado desde atrás, donde Alice intentó ayudarle en conjunto con Jasper y Emmett, pero la pelirroja ya le había saltado encima a Jasper, mientras que Laurent se interpuso entre Emmett y su afán de ayudar a su hermano.
Me acerqué a Edward observando cómo alzó la mano a modo de que me detuviera, haciendo una maniobra de lucha libre, logrando soltarse del agarre de James.
—Basta, ¡basta por favor! —Se escuchó la dulce voz de Esme casi quebrada, mientras que Carlisle se acercó raudo a ellos.
—Por favor… no veo el motivo de la disputa… ya les hemos dicho que el chico viene con nosotros, deberían respetar eso. —Pero James volvió a atacar a Edward, arrojándolo al suelo y posando su pie sobre la espalda del chico, y tomando sus brazos, comenzó a halarlos hacia atrás, tratando de desprenderlos.
Rosalie y Emmett seguían intentando deshacerse por las buenas de Laurent, mientras que Alice y Jasper hacían lo mismo con Victoria, la cual no me quitó la mirada de encima, sonriendo por demás divertida.
Al escuchar como los brazos de Edward tronaron ante la fuerte presión que ejerció James, mi mente no lo soporto más y comencé a temblar incontrolablemente, aumentando mi calor corporal y en segundos toda mi ropa salió disparada en trozos y un gran lobo ámbar se plantó en escena ante los ojos atónitos de todos, ya que ni la familia de Edward me había visto cambiar de humano a lobo, donde James soltó a Edward y comenzó a echarse para atrás, mientras le rugía al asustado nómada, mostrándole los dientes, percibiendo como mi mente volvió a conectarse con la de Edward, observando cada uno de los pensamientos de aquellos tres chupasangres.
Laurent, al parecer se encontraba hastiado de las idioteces de James, mientras que James solo era un cazador que lo hacía por placer más que por el mismo deseo de saciar su sed, y la pelirroja simplemente me observaba más que con sed de sangre, con sed de deseo carnal, percibiendo el hastío que sentía por James, buscando a alguien nuevo para convertirlo y que fuera su nueva pareja, y al parecer, el ticket ganador de aquella lotería me la había ganado yo.
Observé a Edward, quien se incorporó aún aturdido por aquel enfrentamiento, mientras que James me miró sin poder creer lo que veía.
—Así que después de todo, es la mascota de la familia, ¿no es así? —soltó el maldito nómada muerto de risa, girando el rostro para observar a sus otros dos compañeros, pero ante la ira que aquello me había producido, no dejé que su mirada volviera a posarse en mí, y lanzándome encima de aquel despreciable vampiro, clavé mis dientes sobre el cuello del inmortal, apretándole tan fuerte, que comencé a sentir como se le desprendía lentamente la cabeza del cuerpo.
—¡Nooo!... —gritó la pelirroja, más de un modo actuado que sintiendo verdadera compasión por el que había sido su pareja por largos años, y sin tan siquiera hacer un gesto para ayudarle, dejó que yo desprendiera por completo la cabeza de aquel chupasangre, sintiendo en mí, aquella sensación grata de haber destruido la vida de aquel cegador de almas humanas.
Laurent y Victoria se miraron el uno al otro, el afroamericano no sabía qué hacer mientras que la pelirroja comenzó a actuar.
—Juro que estas me las pagan, Cullen. —Y dicho aquello, huyó por el sendero de donde habían salido, acompañada de Laurent, que no tenía la más mínima intención de quedarse allí solo.
Observé a los Cullen, quienes me miraron fijamente, como asustados, percibiendo la mano fría de Edward sobre mi pelaje.
—¿Que les dije?... Jake es sorprendente, ¿no? —Me rascó detrás de la oreja, mientras Emmett soltó por demás emocionado.
—¡Vaya!… al fin podré tener una mascota… ¿No los podemos quedar, mami? ¿Podemos, podemos, podemos? —preguntó el muy malnacido, dando saltitos de emoción, observando a Esme, intentando imitar la voz de un niño pequeño, rugiéndole, tratando de asustarlo para que dejara de molestarme, pero el muy desgraciado tornó el rostro serio, espetándome mientras me señalaba de manera retadora.
—Jacob… ¡siéntate!... hazte el muertito y rueda o no te daré tu Purina Dog Chow. —Jasper sonrió y Rosalie arqueó una ceja de manera maliciosa, divirtiéndose con las idioteces de su pareja, mientras que Edward rió negando con la cabeza.
—No te recomiendo que lo molestes, Emmett… mira lo que acaba de hacer él solo en contra de un nómada.
Le volví a rugir, simulando el saltarle encima, a lo que Emmett se echó hacia atrás y Edward volvió a reír, palmeándome el lomo, mientras observaba a Carlisle, quien contempló el cuerpo inerte de James, sacándose un encendedor de bolsillo para prenderle fuego al cuerpo ya sin vida del vampiro, el cual comenzó a consumirse rápidamente.
—Solo espero que esto no nos traiga problemas. —El rostro sombrío de Edward y sus pensamientos me dibujaron unos seres aun más peligrosos que los tres nómadas a los que habíamos enfrentado.
Un aquelarre grande, con túnicas negras y ojos completamente rojos, rostros fríos y crueles. Miré a Edward pero él siguió ensimismado en aquellos seres que parecían de película de terror, así que en mi afán de sacarlo de sus oscuras elucubraciones, le di una lamida juguetona en el rostro, a lo que el chico volteó a verme con aquella típica cara suya de apenado sin rubor, mientras todos comenzaron a reír y Alice saltaba de un pie a otro como niña encantada ante aquello.
“Jacob, basta por favor”, pensó el chico, limpiándose la cara, riéndome internamente, observando cómo Edward comenzó a caminar hacia la casa, siguiéndole, mientras el resto de la familia empezó a caminar detrás de nosotros.

Era extraño… pero me sentía más a gusto, más en familia junto a ellos que con mis hermanos de tribu e incluso que junto a mi propio padre, aunque con ellos estaba aquella unión de Quileutes, con los Cullen al fin no debía ocultarme y ser simplemente lo que era, un espectacular hombre lobo.

1 comentario:

  1. Ok, eso no me lo esperaba (risa). Definitivamente jake no deja de sorprenderme. Me gusta que ya se note más confianza entre ellos peo aun así, No puedo creer qué Edward perdiera la pelea…ósea es Edward (risa). De solo imaginar el cómo fue el partido, me emocione. Me encanta el papel de Emmett siempre lo he visto fascinante y que ahora moleste a Jacob- “Jacob…Siéntate- fue aún mejor.
    Ahora que ya no está James rondando como en la película, no creo que a su vez sean los Vulturis, digo, Victoria no puede ir así como así y decirlo. Ella causa peores problemas que los Cullen...
    El momento en qué Edward le abraza a Jacob fue un poco lindo, me refiero al hecho de que Jake se dejó, así sin más. Ojala y avancen un poco más. Hasta pronto-By mahô

    ResponderEliminar